"Cualquier tiempo pasado fue peor"

Sin menospreciar jamás todas las sonrisas que se han dibujado en mi cara por tu culpa, y por la tuya, y por la vuestra, y por la nuestra.
Sin olvidar los abrazos, los besos robados, los regalados, los que nunca se dieron e incluso los que nunca debimos darnos (¡brindo por ellos!).
No quitaré valor a las lágrimas derramadas aquellas veces que me rompí pensando en ti y nuevamente en ti y finalmente en ti. Ni las que llenaron vasos por cada una de las muchas pérdidas, ni cuando me vacié habiendo(me) perdido por el camino tantas veces.
No pensaré en ti como algo que no podía ser, o que no podía seguir siendo. Sonreiré siempre cuando rememore la primera vez que hablamos o que te miré con otros ojos con una mezcla de curiosidad y un poquito de ganas. Lo seguiré haciendo, incluso, cuando piense en la última vez que lo hicimos.
No importa que estuvieras loca, a veces me hiciste reír. No importa que lo haya estado yo, a veces te hice feliz. No importa que nos volviésemos locas mutuamente hasta no entender qué estaba pasando, a veces reímos tanto que nos dolía la felicidad en la cara.
Brindaré siempre por Eris, mi forma de sobrevivir en el mundo cuando no soportaba la idea de ser una más de tantos para ti, ni para ti. Celebraré aquellos atardeceres con amigos, con tus besos, y los tuyos también, y los tristes coloreados de naranjas y azules intensos. Recordaré echarte fotos con ellos de fondo en una casa en la que ya no vivo, y aquellos en aquella playa donde podría haberme quedado a vivir, tan verde y azul.
Y todo gracias a ti. Gracias por conocerme, por haberme querido, roto, cosido, enseñado. Gracias por haberte quedado para verme contigo un rato más, por haber pensado que no podrías pasar página o incluso a ti, por creer que lo has hecho mientras sabes que no, que sigo dando vueltas en tu cabeza, en las fotos, en las conversaciones a cualquier hora, en los buenas noches y en los buenos días que ya nunca más fueron.
De todos los dramas del mundo me alegra saber que elegiste formar parte del mío. Nos hicimos grandes, nos hicimos únicos. Me ayudaste a estar aquí hoy, para mucho y para muchos más. Hicimos camino caminando y me has ayudado a responderme un "hasta dónde" y a veces un "hasta cuándo" sin preguntarme un "por qué". 
Las cosas y las personas ocurren para quedarse, dejarte un poso, hacerte tan pequeño que parezcas un gigante al tomar conciencia. La vida puede ser como un paseo por la costa a veintipocos grados, con el sol entornando tus ojos mirando hasta dónde llegan tus ganas. El ruidito del agua, olor a sal, barquitas, calma y una sonrisa pensando en alguien que te haya hecho reír últimamente. La vida puede ser como la visualices, o simplemente como decidas vivirla.

He conseguido creer que cualquier tiempo pasado fue peor, pero no te confundas, tú siempre serás yo, y yo siempre seré (tú+) lo que me espere por delante.

Hasta mañana =)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hazte pajas positivas

Cápsula de albal

Próxima parada...