Con S de Sincronía

No es la primera vez que hablo de casualidades no casuales, de giros planetarios involuntarios que nos colocan en un determinado lugar en el preciso momento para que las cosas cambien de órbita.
Así describo mis pasos, movimientos sincrónicos dentro de un teatrillo dirigido por alguien con ganas de pasar un buen rato. Será que todos somos protagonistas en nuestro propio escenario, ¿no?.
¿Alguna vez pensaste en la repercusión de tus decisiones? Y si hubieras decidido justo lo contrario, ¿qué estarías haciendo ahora mismo? Siempre me pregunté qué hubiera pasado si hubiera entrado en el ciclo y no en la universidad, o si en lugar de conectarme ese día decidiese salir a dar una vuelta, si nunca la hubiera mirado más de 10 segundos seguidos, si en lugar de tragarme lo que siento como alguien que comprende que no habrá más hubiera ido a la puerta de su casa y llorado, si nunca hubiera vuelto, si nunca hubiera atravesado este camino. Seguramente estaría en otro lugar -o no-, con otras personas -o no- y haciendo algo diferente a esta entrada de blog - no-. Siempre me angustió la idea de haber decidido mal, de estar en el lugar equivocado en el momento más inoportuno, la idea de cometer errores que me desvíen del lugar donde algún día tengo que terminar. La asincronía es devastadora.
Tal vez sea un consuelo de tontos, una idea absurda que alimenta la maraña de pensamientos esquizoides extraterrestres que flotan en mi cabeza -o por todo mi cuerpo desde que nació Eris-, pero, ¿y si para eso existiera otra versión de nosotros mismos?ese universo paralelo no sólo concebido por mi enferma cabecita sino además descrito en series como Fringe que nos da la posibilidad de creer en las respuestas para ese "¿Y si..?".
Todos tenemos, en un universo o en otro, puntos de inflexión, momentos clave, situaciones "límite" que nos reinsertan en nuestro destino de una forma tan abrupta que es imposible sentir que tan sólo fue una casualidad más. De esto que te cansas de jugar y alguien mete una monedita más frente a la pantallita de tu vida que exige un "insert coin" inmediato.
Muchas veces me he sentido como esa monedita. Como el eslabón perdido para muchas personas, sus puntos de inflexión, sus reinserciones, sus "habitante temporal". Entrar en la vida de alguien con una misión específica, concreta y muy directa. No sabes a qué se debe, pero entras, cambia y fin de la misión. Esto nos pasa a todo el mundo, ¿no?. Nos modificamos unos a otros, formamos parte del engranaje y en ese intercambio de interacciones se genera la reciprocidad de influencia. Hay poleas más grandes que otras y, para todos de manera individual, existen esos engranajes imprescindibles.
En mi vida han entrado y salido decenas de personas, tal vez centenares de pequeñas poleas que me han colocado en sincronía perfecta con mi Ahora, pero, de todas esas personas, podría destacar ese engranaje perfecto, esa monedita, ese enviado especial para devolverme al lugar donde tenía que estar. Aquí y ahora.
Diseñando aeropuertos ¿cómo saber que acabaría diseñándome una oportunidad más para volar? Fui como Icaro camino al cielo cuando, al volar demasiado alto, la cera que mantenía pegadas nuestras alas perdió solidez y nos precipitó estrepitosamente hacia el mar -al menos no tuvimos el mismo final-.
Tuve amigos que no me dejaron ahogarme y que me arrastraron a la costa. Fue allí donde la conocí. Tropezamos de repente como en un nuevo 11S y ahí justo desde entonces, empezó a darle un sentido a mi vida diferente al que había tenido jamás. Cuando hablo de ella todo es puke rainbows pero es imposible hacer un resumen de mi vida y no hacerle una mención especial, y por eso lo hago. Era la persona adecuada en el momento adecuado. Necesitaba un rescate y me rescató. Podría haber sido alguien más, pero ella me enseñó cosas tan valiosas como que nuestro corazón no se queda con la persona que se va, está dentro de nosotros y siempre lo está. Me enseñó a contar los momentos buenos frente a los malos y así poder decidir cuándo es el momento de hacer cambios. Dijo que el mundo está lleno de personas, y llevaba razón. Ella era la prueba más clara de que nadie se moría por nadie, y llevaba razón. Me encendió por dentro y me vio guapa cuando sólo era un saco de huesos. Estudió mis medias sonrisas, le dio sentido a los días más tristes y sin haber jamás materializado un abrazo hizo que la sintiera parte de mí y disfruté sintiéndome parte de ella. Me salvó. Si me parara demasiado a pensar en ella podría ser como una de esas cinco personas que me encontraré en el cielo.
Después de eso su estancia en mi vida a veces fue un poco Guadiana y, la eché tanto de menos que noté durante mucho que necesitaba esa moneda en mi vida y no para más partidas, si no con esa importancia que se les da a las monedas de la suerte, jugar la misma partida siempre sintiendo a la suerte de mi lado.
Cuando nos encontramos y vibramos a la misma frecuencia siento que soy feliz, sé que roza lo romántico pero para mí, S sobrepasa las etiquetas que quieras ponerle. Lo que sentimos la una por la otra es un misterio para las palabras, supera lo platónico y por supuesto deja a la realidad a la altura de lo inexplicable.
Estoy segura de que sean cuales sean los posibles universos alternativos que puedan existir, mi Yo siempre se cruzará con S. Sea cual sea la pregunta y las posibilidades alternativas, ella siempre será la respuesta adecuada en el momento preciso.
¿Recuerdas los puentes secretos de Eris? S, sin duda, sabe cómo cruzar uno de ellos. Electrizó mis átomos y los mezcló con los suyos y de esa molécula X nació esa certeza y mi ciega creencia de que mientras existan personas como ella en el universo, vivir es un viaje que merece la pena recorrer.

But you know, we will find our timing at some point


Comentarios

  1. Es genial cuando ESA persona entra en tu vida. Sobre todo si se mantiene en ella y te la hace especial. :)

    ResponderEliminar
  2. Me encanta cuando muestras esta faceta de ti.

    ResponderEliminar
  3. es genial cuando esa persona siente que la distancia desaparece, y se juntas dos pequeños mundo con palabras o sin ellas. con cariño, mucho cariño.
    =)
    we will find our place, our little world... time goes on :)

    ResponderEliminar
  4. Hay planetas que están hechos de la misma materia, tal vez alguna vez formaron parte de un mismo algo..¿No crees, Momo? :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Hazte pajas positivas

Cápsula de albal

Próxima parada...